Los restos de El Sidrón demuestran que el neandertal tenían la mutación del gen que permite el habla

Los resultados parten de un estudio internacional sobre un gen en el que han participado investigadores de la Universidad de Oviedo, de Barcelona y del CSIC

21-10-2007


Los investigadores del yacimiento de la cueva de El Sidrón, en el concejo de Piloña, cerraron este año la campaña de excavaciones con el hallazgo de este maxilar de Neandertal, el más completo de la Península Ibérica y uno de los pocos localizados en Europa. / EFE

P. MERAYO / GIJÓN

El yacimiento asturiano de El Sidrón (Piloña) ha desvelado datos de la máxima trascendencia científica sobre el hombre de neardental. Dos restos óseos hallados en la cueva, de 43.000 años de antigüedad, han permitido secuenciar por primera vez un gen nuclear que sugiere un cambio drástico en la historia del hombre. Los neandertales ya presentaban las mutaciones de un gen específico implicado en la capacidad del habla, algo que se creía exclusivo de la especie humana, el homo sapiens.

Realizadas sobre restos de 43.000 años de antiguedad, las pruebas fueron ejecutadas por un equipo internacional de investigadores en el que participan científicos de las universidades de Oviedo y Barcelona y muy especialmente el paleobiólogo Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sus conclusiones sugieren, explica el propio Rosas, «que la mutación de este gen, llamado FOXP2, relacionada con el habla existía en un antepasado común del homo neanderthalensis y el homo sapiens».

Portadores de cambios

Asegura también el científico implicado en todos los grandes hallazgos del Sidrón, una vez sometido el fruto de sus excavaciones a las técnicas del laboratorio, que «antes de la realización de este estudio se pensaba que los

cambios específicamente humanos del gen FOXP2 tendrían una antigüedad de unos 200.000 años, lo que coincide con el origen de la especie homo sapiens. El trabajo descubre ahora que los neandertales ya eran portadores de estos cambios».

Lo más plausible, añade Rosas, «es que la mutación del extraordinario gen secuenciado hubiera tenido lugar en el antepasado común de ambas especies». Por otro lado, aclara el científico del CSIC, el gen FOXP2 «no es el gen del lenguaje, sino un gen que interviene en la base neuronal de la capacidad del habla».

Situado en el cromosoma 7, está involucrado en el desarrollo y diferenciación de «ciertos linajes neuronales localizados en áreas cerebrales específicas que intervienen en la producción del lenguaje, como los ganglios basales, el cerebelo o el área de Broca».

Dos individuos

Por otro lado, el portavoz del equipo de investigadores internacional relataba ayer que las muestras corresponden a dos individuos masculinos, «como se ha podido demostrar por la recuperación de sus secuencias de ADN mitocondrial y de cromosoma»

Ambos individuos, añade Antonio Rosas, «muestran los cambios genéticos característicamente humanos». Todas estas conclusiones, publicadas hoy en la revista científica 'Current Biology', como manda el protocolo de investigación, advierten de que se empiezan a conocer aspectos físicos y del comportamiento de esta especie inaccesibles hasta el momento.

Los humanos modernos presentan cambios en dos aminoácidos de la proteína codificada por el gen FOXP2 que los diferencia del resto de las especies, incluso de las más cercanas filogenéticamente, como el chimpancé. La especificidad de la mutación de este gen ha sido relacionada, como explican en el CSIC, con cambios evolutivos esenciales implicados en el desarrollo del lenguaje humano. «Estos cambios podrían haber posibilitado los precisos movimientos orofaciales necesarios para la articulación del lenguaje hablado».

En la investigación han colaborado varias instituciones nacionales e internacionales. Además de los científicos del CSIC, Oviedo y Barcelona (en la universidad catalana, Carles Lalueza-Fox ha sido el responsable de los estudios de paleogenética), participan el proyecto Genoma Neandertal, dirigido por Svante Pääbo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

 

http://www.elcomerciodigital.com/

 

accuca.conectia.es