ASTURIAS, 15/06/2001

Los arqueólogos inician nuevas excavaciones en la cueva de Sidrón

Fortea y De la Rasilla dirigen un equipo que trabajará un mes en el yacimiento para localizar nuevos fósiles en su contexto estratigráfico

Oviedo, Mercedes MARQUÉS

El equipo arqueológico que dirigen los profesores Javier Fortea y Marco de la Rasilla vuelve hoy a la cueva de Sidrón (Piloña) para retomar las excavaciones en la gruta. La campaña, que se desarrollará durante un mes, continuará con los trabajos iniciados el pasado verano, con el objetivo de documentar los restos humanos extraídos con anterioridad del yacimiento y comprobar la existencia de otros depósitos fósiles en la zona.

El equipo, en el que colaboran ocho licenciados especializados en arqueología, dedicará los primeros días a profundizar en los cortes estratigráficos que permitan tener elementos de juicio para conocer los cambios geológicos y comparar el relleno de la galería con el de la cueva. La segunda fase será la de estudio de las inmediaciones del lugar donde se encontraron los primeros fósiles, una zona que continúa intacta y donde ven posibilidades de hallar nuevos restos humanos.

También entra en las previsiones de los arqueólogos realizar sondeos en una galería, ahora cegada, que en su momento comunicó la cueva con el exterior desde la zona en la que se encontraron los restos humanos.

La cueva de Sidrón salió a la luz en noviembre de 1998 cuando LA NUEVA ESPAÑA dio a conocer que los fósiles hallados por un grupo de espeleólogos y depositados en el Instituto Anatómico Forense de Madrid podrían pertenecer a la especie Neandertal.

A partir de ahí se inició una serie de estudios, que con una sola excepción ­los profesores Vandermeerch y Garralda­ han respaldado la importancia de los fósiles y su pertenencia al hombre de Neandertal, una especie que habitó en Europa antes de que se extendiera por el continente el Homo sapiens, especie de la que desciende el hombre moderno.

Las campañas arqueológicas puestas en marcha por la Consejería de Cultura se iniciaron el pasado verano y dieron como resultado el hallazgo de más de un centenar de fragmentos de huesos humanos, extraídos de una zona ya revuelta.

La campaña que ahora se inicia tratará de localizar nuevos restos en condiciones intactas y en su contexto estratigráfico.

Fuente: La Nueva España