Los fósiles de Sidrón aportan el primer material genético neandertal de España

15-febrero-2005

El análisis científico permite concluir que las poblaciones europeas de esta especie eran bastante homogéneas y que no se cruzaron con el hombre moderno

Oviedo, Mercedes MARQUES

Los fósiles de Sidrón, los más importantes restos óseos neandertales de la península Ibérica, han supuesto un paso de gigante para enriquecer el conocimiento de la historia evolutiva de la especie.

El equipo de investigadores españoles que trabaja en el análisis de los fósiles ha conseguido extraer y secuenciar, por primera vez en España, ADN mitocondrial a partir de uno de los dientes hallados en la cueva piloñesa.

Los expertos, dirigidos por el paleobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Antonio Rosas, en colaboración con el investigador de la Universidad de Barcelona Carles Lalueza, han descubierto que los neandertales de la Península no eran genéticamente distintos a los del resto de Europa.

Datados hace 43.000 años, aportan además información genética suficiente para ratificar que no hubo intercambio genético con otras especies. Antonio Rosas, que ayer mostraba su satisfacción por lo que considera «un importante logro científico», se basa para descartar la hibridación en que el ADN obtenido de neandertales y cromañones es muy distinto: «Los genes que los hombres actuales comparten con los neandertales no son más parecidos que los que comparten con el chimpancé; por tanto no es significativo».

El hallazgo de los científicos españoles tiene gran relevancia si se tiene en cuenta que hasta el momento sólo se había conseguido extraer ADN mitocondrial de neandertales en seis yacimientos en todo el mundo. Según Rosas, hay muy pocos fósiles con información genética conservada, pero aún menos yacimientos favorables a su conservación». La posibilidad de obtener ADN está en función de las condiciones de conservación del yacimiento, y en este caso las bajas temperaturas de la cueva de Sidrón han sido cruciales para proteger las moléculas que componen el ADN. Además, el yacimiento de Sidrón es el único de los que han ofrecido este tipo de fósiles que todavía se halla en proceso de excavación. «Ha sido cuestión de suerte y de pericia técnica», explica Rosas, que quiere compartir el éxito con todos los integrantes del proyecto científico, del que es parte esencial el equipo arqueológico que dirigen Javier Fortea y Marco de la Rasilla, profesores de la Universidad de Oviedo.

http://www.lne.es/