ASTURIAS, 06/07/2002

Un laboratorio ratifica que los restos de Sidrón tienen más de 80.000 años

Los análisis avalan que los fósiles son de un Neandertal antiguo. Los investigadores prevén retomar las excavaciones en septiembre

Oviedo, R. SARRALDE

Un laboratorio madrileño acaba de ratificar que los restos fósiles localizados en la cueva piloñesa de Sidrón tienen más de ochenta mil años de antigüedad. Por si quedaba alguna duda, los fósiles corresponden al hombre de Neandertal, especie que evolucionó en Europa durante miles de años hasta ser sustituida por el hombre moderno hace 40.000 años.

Los trabajos, efectuados en el laboratorio de aminoácidos de la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid, han estado dirigidos por el profesor asturiano Javier Fortea, máximo responsable de la investigación en el yacimiento piloñés. Los investigadores han trabajado con cuatro dientes incisivos para calcular la antigüedad de los restos. Fortea contó con la colaboración del catedrático de Paleontología de la Escuela madrileña, Trinidad Torres, quien ayer declaró a este periódico que «las muestras de los dientes que hemos tomado nos han permitido confirmar que los restos son muy antiguos; probablemente tienen más de ochenta mil años».

Los análisis de laboratorio, no obstante, aún no han concluido. Aún falta efectuar la prueba del Carbono 14. Los trabajos serán realizados en algún país europeo debido a la carencia de laboratorios españoles especializados en esta labor.

Vuelta a excavar

Fortea, mientras tanto, ultima la tercera campaña de excavaciones en Sidrón. En principio, piensa retomar los trabajos en septiembre. Su equipo, en el que también intervienen los profesores Marco de la Rasilla y Enrique Martínez, llevó a cabo en julio del pasado año una fructífera investigación que culminó con la recuperación de 54 restos humanos de significativa importancia.

Entre los fósiles localizados destacaban fragmentos de distintas partes del cráneo que incluyen el frontal con el arco supraorbitario claramente marcado, característica exclusiva que diferencia al Neandertal del resto de homínidos.

Según los científicos, los restos hallados son de notable entidad y confirman su carácter Neandertal y su adscripción al Paleolítico medio. En la memoria de excavaciones entregada a la Consejería de Cultura, los científicos destacaban la inexistencia de enterramiento o depósito intencional en el lugar del hallazgo. Junto con los restos humanos aparecieron numerosos materiales líticos (instrumentos de piedra) que también se corresponden con el Paleolítico medio.

Fuente: La Nueva España