ASTURIAS, 28/09/2002

Los arqueólogos intentan reconstruir los episodios de la cueva de Sidrón

La campaña de verano, concluida ayer, ha permitido localizar más de 230 fósiles humanos, algunos con rasgos claros de la especie Neandertal

Oviedo, M. S. MARQUÉS

El equipo de arqueólogos que trabajó durante el mes de septiembre en la cueva de Sidrón (Piloña) concluyó ayer los estudios en el yacimiento después de una generosa campaña que ha sacado a la luz más de 230 fósiles humanos pertenecientes a la especie Neandertal.

El equipo que dirigen Javier Fortea y Marco de la Rasilla excavó durante las últimas semanas en la galería del osario y en otra próxima a lo que pudo ser el conducto por el que se introdujeron los huesos en la gruta. En ambas catas han conseguido sacar a la luz un abundante número de fósiles, que se suman a los varios centenares obtenidos en las dos campañas anteriores.

La presencia de restos de la especie Neandertal en la gruta está ampliamente confirmada. Ahora los expertos quieren centrar sus investigaciones en conocer más detalladamente el proceso de transformaciones geológicas acaecidas en el yacimiento, lo que permitirá responder a muchas preguntas relacionadas con la presencia humana. Con este objetivo, durante los últimos días, un equipo de geólogos ha realizado diferentes análisis y estudios en la cueva. Las conclusiones añadirán nuevos datos a las hipótesis que barajan.

Javier Fortea y Marco de la Rasilla consideran que todos los indicios apuntan a que los fósiles de Sidrón llegaron desde otro lugar de depósito al interior de la cueva a través de una conexión con el exterior hoy oculta por las transformaciones geológicas. Ahora su interés está en poder demostrar de forma científica lo que por el momento consideran hipótesis de trabajo. Si se confirman estas teorías, no sería desacabellado pensar en que en algún lugar próximo a la zona donde aparecieron los fósiles se encontrara el lugar de habitación de un nutrido grupo de neandertales.

Reflexión y estudio

La campaña de campo ha concluido con extraordinarios resultados y con la presencia de un equipo de TVE que tomó imágenes del yacimiento. Ahora los arqueólogos se disponen a realizar la otra parte del trabajo, la que corresponde a los análisis de las piezas y a la reflexión y estudio sobre muchas de las cuestiones planteadas. Los materiales están sobre la mesa pero queda por hacer, según los arqueólogos, un trabajo importante: documentar y reconstruir los episodios vividos en el yacimiento y esbozar las líneas para futuras investigaciones.

Los cientos de fósiles de Sidrón son un material de excelente calidad para profundizar en un episodio desconocido de la Prehistoria asturiana. Durante este mes se han extraído más de 230 huesos pertenecientes a todas las partes del esqueleto humano. Todos son importantes pero los arqueólogos valoran en especial los fragmentos de cráneo. En esta ocasión, se han localizado dos, uno de ellos con marcas de corte, cuya naturaleza debe ser estudiada en el laboratorio. También ha resultado especialmente feliz el hallazgo de un diente con muestras claras del taurodontismo típico de la especie Neandertal, y de otros fósiles de naturaleza infantil.

Fuente: Diario La Nueva España

accuca.conectia.es