16 de Abril de 2002
Emiliano Aguirre cree que El Sidrón podría ser un lugar de enterramientos
El paleontólogo invita a buscar otra entrada al yacimiento

paula suárez

Emiliano Aguirre, catedrático de Paleontología de las Universidades de Zaragoza y Madrid, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y director de Atapuerca hasta 1991, asegura que no le extrañaría que los restos humanos hallados en la cueva del Sidrón fuesen un caso de deposición, es decir, un enterramiento realizado con «cierta actividad ritual».

Este doctor en Ciencias Biológicas, que ayer ofreció una conferencia en la Facultad de Químicas de Oviedo, dentro del ciclo de Divulgación Científica, no descarta tampoco -e invita a investigar- que la cueva tuviera otras entradas que ahora están tapadas.

Aguirre considera que El Sidrón podría ser un lugar de enterramientos, mientras que lo niega en el caso de la Sima de los Huesos de Atapuerca, confrontando así su posición, en este último caso con el director actual de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga. A su juicio, la de la Sima de los Huesos es una muerte «un poco colectiva» y podría deberse a que los habitantes de la sierra burgalesa se «vieron sorprendidos por unas lluvias torrenciales que sepultaron la entrada de la cueva y fueron arrastrados hacia su interior».

En el caso de El Sidrón, Aguirre cree que los Neanderthales no llegaron «por las galerías actuales, porque aquello es muy profundo».

Quien resolvió que los restos de la cueva de Piloña eran Neanderthales y no cadáveres de la guerra civil asegura que al Neanderthal se le «ha negado que enterrara muertos» cuando cree que es una afirmación «gratuita» y existen «pruebas suficientes de que se les ha enterrado y con cierta actividad ritual».

Reconoce, además, que al Neanderthal no se le puede negar «el llamarle inteligente, si tenía un lenguaje comparable al nuestro..., aunque algo debió de haber, quizá en concepciones más abstractas de la propia persona, por lo que en Europa ya no consiguieron prevalecer ante las razas modernas, que estuvieron mucho tiempo utilizando los mismos utensilios que ellos».

Quien fuera director de Atapuerca hasta su jubilación asegura que en los trabajos de historia o antropología se ha tratado de evitar el estudio de la mente humana, aunque en este momento se empieza a investigar de una manera interdisciplinar.

El desarrollo de la mente, dice el catedrático de Paleontología, que fue presentado en la conferencia por el director general de Universidades y arqueólogo, Adolfo Rodríguez Asensio, existen dos maneras de estudiarlo. Por un lado, trabajando con los fósiles, que pueden dar idea de la magnitud del cerebro y «algo de las operaciones cerebrales de los seres humanos» y, por otro, a través de los utensilios, tareas de aprovechamiento del ambiente y la alimentación. En este sentido, cree que la Prehistoria no se puede reducir a «colecciones de utensilios para compararlos con un yacimiento local».

Esta nueva forma de estudio, denominada Análisis Técnico Operativo, basado en la experiencia y en métodos de técnica moderna, darán «un vuelco a lo que se sabe ya hasta ahora, y lo están dando ahora, principalmente en sitios locales». Aguirre remite «a un par de colegas norteamericanos» que están haciendo experimentalmente la talla de piedra desde los tipos de cultura más antiguos a algunos más evolucionados con sensores aplicados a puntos de brazo, mano y dedos y con representación en las operaciones cerebrales. Con eso han analizado los utensilios más primitivos y «dicen» que podría «haberlos hecho» un chimpancé pero Emiliano Aguirre no está de acuerdo.

Fuente: Diario El Comercio